De los mismos creadores de ‘El Miedo’ {Mis inicios como presentadora de TV}

Yo también he sentido al monstruo, ese que se llama miedo.

Las palabras que escribo a continuación son resultado de mi experiencia personal.

No es secreto para nadie, no hay mayor vulnerabilidad que cuando nos sentimos con miedo, esa fuerza, que viene de la mente y que tiene gran carga negativa en nosotros mismos, resultado de creencias creadas que pueden incluso llegar a reducirnos tanto hasta hacemos sentir casi que diminutos.

La buena noticia es que el miedo no es tan escalofriante como muestra ser, porque así como a veces necesitamos sentirnos tristes para poder sentirnos felices, el miedo en algunas ocasiones nos ayuda a sentirnos plenos de que batallamos y logramos aquello que queríamos.

Ahora, dejar el miedo atrás no nos hace exentos al error, a la caída, al rechazo, sin embargo les aseguro que, como decía John Lennon “Al final todo estará bien, y si no está bien, es porque aún no es el final”.

Si transformamos a ese ‘temeroso’ monstruo en uno indefenso, habrán más posibilidades de lograr: ese trabajo que tanto anhelamos, aquel ascenso laboral, conocer la ciudad que  soñamos, tener más amigos, y así…. Obtener cualquiera que sea nuestra aspiración.

Desde que estaba en el colegio, soñaba con ser comunicadora social, quizá fue una pasión heredada de mi abuelo materno que fue periodista deportivo y de lo “cotorrita” que fuí cuando niña, tanto que mi mamá me decía “Niña, deja pa’ mañana, tu si haaablas” 😂

Y a propósito del miedo, ese que yo también he sentido, les quiero contar un poco sobre cómo lo vivi y fui manejando, desde mi experiencia profesional, durante los primeros meses como presentadora de televisión, algo que puede ser realmente escalofriante.

Antes de continuar, agradezco a Dios, a la vida, a mi familia, a mis mentores de trabajo, a las personas que me ven y siguen por creer en mi, en mi talento y conectarse conmigo porque esto, junto a mi disciplina, ha sido lo que me ha llevado a estar en el espacio que estoy hoy.

Ok, todo comenzó con un casting, al cual llegué puntual, 10:00 de la mañana, con gran emoción, sin embargo, en el fondo de mi sentía mucha inseguridad y ansiedad porque quizá no llenaría las expectativas que esperaban de mi.

Era mi primera vez con un libreto de noticias en mis manos, el cual leí tanto que recuerdo que la noticia más destacada era cómo Sofía Vergara disfrutaba del día de la independencia de Estados Unidos.

La cita en el set era a las 2:00 de la tarde… yo no hacía si no ver el reloj y sentía cómo mi corazón, sin aún haber empezado con la prueba, latía intensamente! Cuando fue momento de ir al set, 2:00 PM, por primera vez EN MI VIDA tuve un teleprompter frente a mi y no solo eso, además, 4 cámaras, ¡OJO! CUATRO cámaras en frente y como si no fuera suficiente, me daban constantemente indicaciones al oido (por medio de lo que se conoce “apuntador”)  ¿Podrá ser esto más aterrador? Quizá para algunos no, sobre todo porque talvez no lo han experimentado, pero yo creé una atmósfera terrorífica dentro de mi. Creo que no hay mayor miedo que a lo desconocido y yo en este escenario lo desconocía todo.

“3, 2, 1 AL AIRE!!!!”…. Comenzó el casting. Yo leía, tex-tual-mente, lo que iba apareciendo en el teleprompter, eso si, por fortuna como los temas eran positivos no dejé de sonreír.

Terminé el casting, me despedí con aún mayor alegría que con la que llegué, pues el simple hecho de haber estado ahí ya me hacia sentir lo suficientemente agradecida.

7CF53EB0-D90A-4C17-A9DB-F26F4831F98D.JPG
Una mañana fuera del set, grabando para mi sección Entretenimiento a la moda.

Pasaron semanas y la tarea se volvió a repetir: “Lizeth, queremos que hagas un segundo casting” Esta vez, como ya conocía lo que era una prueba de presentación, fuí un poco más segura (solo un poquito) ya sabía lo que significaba “cámara 1” “cámara 2”, “grúa”…. Pero eso era apenas la punta del iceberg de toda la valiosa experiencia que estaba por vivir.

Pasaron otras semanas y recibí la anhelada pero a la vez inesperada llamada… “Lizeth fuiste elegida” ante lo cual no pude evitar mi alegría, sin embargo lo primero que pensé apenas colgué la llamada fue:

¿Y ahora?..

¿Qué voy a hacer?

¿Es en serio?..

Miles de inquietudes que desmantelaban el miedo que había dentro de mi, pero pienso que entre todo, la mayor fuerza que me movía era la gratitud, el anhelo de este sueño y la alegría de haber logrado ser contratada!!!!!

B29DCDA1-D8A1-4D26-9F0E-EF9D8EF17ED0.JPG
Esperando mi turno, en una de las tantas pruebas.

Luego de un mes de pruebas diarias, de las cuales nunca me sentí en prueba porque para mi era demasiado real, me notificaron que el lunes siguiente, 30 de Octubre de 2017 estaría oficialmente al aire en la emisión que iniciaba a las 5:45 AM, para la cual debía llegar desde las 4:00 AM.

Durante el fin de semana previo, la ansiedad se apoderó de mi, casi que no dormía y pensaba en los mil y un escenarios ante una pregunta que me venia una y otra vez ¿Qué pasa si….? Además, de solo pensar que debía levantarme a las 3:00 de la mañana, me daba pánico y temía quedarme dormida, por lo que no siendo lo suficientemente temprano decidí levantarme a las 2:50 de la mañana….. Si, yo estaba locamente temerosa (jajajajaj..)

El primer día al aire sentí TANTA adrenalina que al final me di cuenta que no sentí miedo…La sensación comenzó a partir del día siguiente, en el que fui consciente de que era un hecho estar ahí y de que tenía el deber, y lo sigo teniendo,  de generar credibilidad y mantener el status profesional del noticiero.

A lo largo de los primeros meses, me preguntaba ¿Por qué aun cuando ya estudié y todo esta sincronizado para que salga bien, sigo sintiendo este miedo? Inclusive, me acerqué a varios compañeros presentadores y les preguntaba cómo combatir el miedo…. El tema era TAN personal que ninguno daba con el chiste… Todos me daban consejos buenísimos: Dominar la noticia, relajarse, practicar antes, ser uno mismo, orar, respirar… y así” y todas estas sugerencias por supuesto que me sirvieron para afinar mi proceso pero no para combatir ese miedo que yo misma había creado.

El miedo me frustró tanto que decidí combatirlo. Continué estudiando, practicando, conociéndome, comencé a identificar todo aquello que me producía inseguridad y por fin encontré aquella pregunta que detonaba mi mayor susto ¿Qué pasa si…? con otra pregunta… ¿¿¿¿y, qué sucedería si pasa, o quizá, sino pasa????… y en sí, éstas preguntas no tienen respuesta definida, porque no sé a ciencia cierta qué es eso tan hipotético que va a pasar… pero si resolví mi mayor inquietud y es que si “algo” llegase a pasar, entonces en el momento presente, sabré asumirlo, así que en vez de desperdiciar mi presente por anticipar un futuro que ni siquiera ha llegado, mejor disfruto el ahora!!! esto también me hizo tomar conciencia de las criticas destructivas que yo misma me hacía, porque aun cuando recibía apreciaciones positivas yo no las quería ver… Qué cosas ¿no? El miedo no me daba claridad, lo bueno, es que ahora lo veo todo más claro que hasta del miedo también aprendi.

Hay quienes aún me dicen y preguntan:

-¡Es en vivo! ¿No te da miedo?

A lo que respondo:

– ¿Miedo de qué?

90C3B39B-3EF9-4267-AAF2-67BBDCDF2BCA.JPG

El corazón aun me late con gran emoción y eso es lo que exactamente me recuerda que estoy viva, aquí y ahora.

Gracias por leer.

Lichy.

 

FROM THE SOUL Lizeth

Lizeth Palomino View All →

Myself to yourself!

1 comentario Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: