Sobreviví al Coronavirus.

“Puedes llorar porque se ha ido, o reír porque ha vivido.

Puedes cerrar los ojos y rezar para que vuelva, o puedes abrirlos y ver todo lo que ha dejado.

Tu corazón puede estar vacío porque no lo puedes ver, o puede estar lleno del amor que compartieron.

Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el vacío, o puedes hacer lo que le gustaría: sonreír, abrir los ojos, amar y seguir adelante”

David Harkins.

𝓓𝓮𝓭𝓲𝓬𝓸 𝓮𝓼𝓽𝓪𝓼 𝓹𝓪𝓵𝓪𝓫𝓻𝓪𝓼 𝓪 𝓵𝓪𝓼 𝓿𝓲𝓭𝓪𝓼 𝓺𝓾𝓮 𝓿𝓲𝓿𝓮𝓷 𝓮𝓷 𝓷𝓾𝓮𝓼𝓽𝓻𝓸 𝓬𝓸𝓻𝓪𝔃ó𝓷 𝔂 𝓱𝓪𝓷 𝓭𝓮𝓼𝓬𝓪𝓷𝓼𝓪𝓭𝓸 𝓹𝓪𝓻𝓪 𝓲𝓵𝓾𝓶𝓲𝓷𝓪𝓻𝓷𝓸𝓼 𝓭𝓮𝓼𝓭𝓮 𝓮𝓵 𝓬𝓲𝓮𝓵𝓸.

𝓒𝓸𝓷 𝓮𝓵𝓵𝓸𝓼 𝓽𝓪𝓶𝓫𝓲é𝓷 𝓷𝓸𝓼 𝓿𝓸𝓵𝓿𝓮𝓻𝓮𝓶𝓸𝓼 𝓪 𝓮𝓷𝓬𝓸𝓷𝓽𝓻𝓪𝓻.

 

Se siente bien regresar. 

 

Ha pasado tanto desde la última vez que me senté a escribir. De regreso al tiempo, finales del 2019, inicios del 2020, muchas cosas estaban pasando. Estaba viviendo -y sigo viviendo- un proceso de aprendizaje y adaptación. Estar en Nueva York, una de las ciudades más enérgicas del mundo, despertaba mi ganas de vivirla al máximo! En medio de esas experiencias y posiblemente luego que pasara el invierno (lo cual me tenia con las neuronas congeladas jajaja) pensaba volver con historias que contar, pero oh sorpresa! la vida tenia otros planes, no solo para mi, sino para el planeta entero.

Me da un poco de nostalgia regresar a este espacio donde encontré una manera de compartir, y aunque a veces creamos que en medio de la situación que vivimos actualmente -cada uno dentro de su realidad- ha sido un año en el que no hemos hecho todo aquello que nos propusimos, créanme que estamos haciendo algo revolucionario para con nosotros mismos: Estar bien mental y emocionalmente. Eso resulta bastante.

Virus desconocido en China

Cuando escuché acerca de un virus que había en China y que tenia al país en una crisis de salud terrible, debo ser honesta, yo estaba comenzando una nueva vida, tratando de enraizarme y viviendo tantos retos, que creo que estaba tan ocupada en mí que no le daba cabida a lo que estuviese pasando al otro lado del planeta, porque sí, no solo la distancia me hacía  sentir externa a un país como China sino su idioma, cultura y costumbres. El caso es que ‘tan lejos’ pensé que estábamos de “ellos” que así de lejano sentí a ‘ese tal virus’ de mi realidad y de la de mi familia.

De un momento a otro, comencé a escuchar más y más acerca del virus y ver cómo había tocado terreno en parte de Europa tornaba el panorama no solo mas crítico sino también más cercano. Al poco tiempo llegó el primer caso de COVID19 a Nueva York  y las noticias locales comenzaron a ser entorno al virus. La recomendación fue estar en casa, entonces decidí hacerlo voluntariamente (porque aun no era obligatorio) y cumplir con lo que uno creía en el momento que iba a minimizar el problema.

Fue entonces cuando aprendí una gran lección y es que estamos TAN conectados, que ni la ‘distancia’ impide que lo que una persona haga influya -positiva o negativamente-  en el otro, tanto así que para mi sorpresa el virus llego no solo hasta mi hogar sino hasta mis células.

¿Cómo lo viví? 

Los síntomas empezaron en mi esposo y a los dos días después en mi. Al principio nos cuestionábamos ¿será el virus?… entonces decíamos “en las noticias han dicho que el virus no da tan fuerte en los jóvenes y como no vivimos con nadie mayor a los 70, ¿qué tan grave puede ser?”

Pues bien, pasaron los días y los síntomas comenzaron a intensificarse, el más duro para mi fue haber perdido el sentido de olfato y de sabor. Por fortuna a ninguno de los dos nos dio dificultad respiratoria, así que lo pudimos llevar en casa con cuidados básicos: acetaminofen, vitamina C, vitamina D, sopa de legumbres, arroz, té de jengibre con limón y miel. Pero ¿cómo tratar a la mente que al pasar los días se desesperaba más y se hacía muchas preguntas sin respuesta?

Desde hace un par de años vengo haciendo meditación guiada a través de tres cuentas  que sigo por Spotify, Purely Being, Meditation Minis Podcast y Tune Into You, y aunque han sido de gran ayuda, en ese momento parecían no calmar mi ansiedad, entonces mi hermana me regaló el acceso a una aplicación que se llama Calm y meditar a través de ahí sigue siendo una gran herramienta para mí.

Fueron días intensos, unos mejores que otros. Mi mayor ilusión era poder volver a saborear y oler, algo tan sencillo pero valioso como eso lo había perdido.

“En la salud y en la enfermedad”

Fue así como llego el día de nuestro primer aniversario y esas palabras de la liturgia no pudieron cobrar mas vida. Aunque nunca nos esperamos estar viviendo nuestro aniversario en semejante situación, nos ayudó a fortalecer nuestra relación y poder salir adelante. Aquí éramos los dos y nuestro Boo! el mejor enfermero que podíamos tener.

¿Miedo?

En uno de esos días hablando por cel con mi suegra me dijo “tienes que compartir tu experiencia en redes” pero yo en ese momento no quería, primero porque no quería tornar el tema más dramático de lo que ya era y segundo porque aun no estaba en mi ciento por ciento, ademas, debido a la incertidumbre de la enfermedad misma ¿quién sabia si realmente me iba a curar?

Para ser sincera, no sentí la muerte ni caí en el pánico pero sí sentí miedo a lo que podría llegar a pasar, si volvería o no a oler y a saborear.

En ese momento mi polo a tierra fue Dios, oraba cada que lo necesitaba y leía versículos acerca de la esperanza, mi familia (aunque para decir verdad yo tenia que reflejar fuerza a mis papás porque naturalmente estaban demasiado temerosos) y mi esposo, quien me decía que dejara de pensar ‘bobadas’ que todo iba a pasar.

Pasaron más de 20 días y la mayoría de síntomas fueron pasando, pero seguía sin recuperar el sentido de olor y sabor, hasta que progresivamente comencé a sentir el aroma del café.

Volví a sonreír.

Cuando me sentí preparada y sin ponerle mucho drama al tema sino celebrando mi mejoría, comencé a compartirles algo de mi experiencia a través de mi instagram inclusive me entrevistaron en un par de medios.. Aquí les comparto una de las entrevistas que me hicieron en Entretenimiento RCN
Como dice el dicho, “Estamos en la misma tormenta, pero no todos en el mismo barco” cada uno esta viviendo su propia realidad, su propio reto. Espero que mi testimonio lleve un poquito de luz a lo que sea que tu estes enfrentando hoy, porque tú también sobrevivirás. 

Sobreviviré.

“I will survive” de Gloria Gaynor se convirtió en mi canción.

𝒢𝑜 𝑜𝓃 𝓃𝑜𝓌, 𝑔𝑜, 𝓌𝒶𝓁𝓀 𝑜𝓊𝓉 𝓉𝒽𝑒 𝒹𝑜𝑜𝓇
𝒥𝓊𝓈𝓉 𝓉𝓊𝓇𝓃 𝒶𝓇𝑜𝓊𝓃𝒹 𝓃𝑜𝓌
‘𝒞𝒶𝓊𝓈𝑒 𝓎𝑜𝓊’𝓇𝑒 𝓃𝑜𝓉 𝓌𝑒𝓁𝒸𝑜𝓂𝑒 𝒶𝓃𝓎𝓂𝑜𝓇𝑒
𝒲𝑒𝓇𝑒𝓃’𝓉 𝓎𝑜𝓊 𝓉𝒽𝑒 𝑜𝓃𝑒 𝓌𝒽𝑜 𝓉𝓇𝒾𝑒𝒹 𝓉𝑜 𝒽𝓊𝓇𝓉 𝓂𝑒…
𝒟𝑜 𝓎𝑜𝓊 𝓉𝒽𝒾𝓃𝓀 𝐼’𝒹 𝒸𝓇𝓊𝓂𝒷𝓁𝑒
𝒟𝒾𝒹 𝓎𝑜𝓊 𝓉𝒽𝒾𝓃𝓀 𝐼’𝒹 𝓁𝒶𝓎 𝒹𝑜𝓌𝓃 𝒶𝓃𝒹 𝒹𝒾𝑒?
𝒪𝒽 𝓃𝑜, 𝓃𝑜𝓉 𝐼,
𝐼 𝓌𝒾𝓁𝓁 𝓈𝓊𝓇𝓋𝒾𝓋𝑒
𝒪𝒽, 𝒶𝓈 𝓁𝑜𝓃𝑔 𝒶𝓈 𝐼 𝓀𝓃𝑜𝓌 𝒽𝑜𝓌 𝓉𝑜 𝓁𝑜𝓋𝑒,
𝐼 𝓀𝓃𝑜𝓌 𝐼’𝓁𝓁 𝓈𝓉𝒶𝓎 𝒶𝓁𝒾𝓋𝑒
𝐼’𝓋𝑒 𝑔𝑜𝓉 𝒶𝓁𝓁 𝓂𝓎 𝓁𝒾𝒻𝑒 𝓉𝑜 𝓁𝒾𝓋𝑒
𝒜𝓃𝒹 𝐼’𝓋𝑒 𝑔𝑜𝓉 𝒶𝓁𝓁 𝓂𝓎 𝓁𝑜𝓋𝑒 𝓉𝑜 𝑔𝒾𝓋𝑒 𝒶𝓃𝒹
𝐼’𝓁𝓁 𝓈𝓊𝓇𝓋𝒾𝓋𝑒
𝐼 𝓌𝒾𝓁𝓁 𝓈𝓊𝓇𝓋𝒾𝓋𝑒,
𝒽𝑒𝓎, 𝒽𝑒𝓎
𝐼𝓉 𝓉𝑜𝑜𝓀 𝒶𝓁𝓁 𝓉𝒽𝑒 𝓈𝓉𝓇𝑒𝓃𝑔𝓉𝒽 𝐼 𝒽𝒶𝒹 𝓃𝑜𝓉 𝓉𝑜 𝒻𝒶𝓁𝓁 𝒶𝓅𝒶𝓇𝓉
𝒦𝑒𝓅𝓉 𝓉𝓇𝓎𝒾𝓃𝑔 𝒽𝒶𝓇𝒹 𝓉𝑜 𝓂𝑒𝓃𝒹 𝓉𝒽𝑒 𝓅𝒾𝑒𝒸𝑒𝓈 𝑜𝒻 𝓂𝓎 𝒷𝓇𝑜𝓀𝑒𝓃 𝒽𝑒𝒶𝓇𝓉
𝒜𝓃𝒹 𝐼 𝓈𝓅𝑒𝓃𝓉 𝑜𝒽-𝓈𝑜 𝓂𝒶𝓃𝓎 𝓃𝒾𝑔𝒽𝓉𝓈 𝒿𝓊𝓈𝓉 𝒻𝑒𝑒𝓁𝒾𝓃𝑔 𝓈𝑜𝓇𝓇𝓎 𝒻𝑜𝓇 𝓂𝓎𝓈𝑒𝓁𝒻
𝐼 𝓊𝓈𝑒𝒹 𝓉𝑜 𝒸𝓇𝓎
𝐵𝓊𝓉 𝓃𝑜𝓌 𝐼 𝒽𝑜𝓁𝒹 𝓂𝓎 𝒽𝑒𝒶𝒹 𝓊𝓅 𝒽𝒾𝑔𝒽 𝒶𝓃𝒹 𝓎𝑜𝓊 𝓈𝑒𝑒 𝓂𝑒
𝒮𝑜𝓂𝑒𝒷𝑜𝒹𝓎 𝓃𝑒𝓌….
Traducción:
𝒱𝑒 𝒶𝒽𝑜𝓇𝒶, 𝓋𝑒, 𝓈𝒶𝓁 𝓅𝑜𝓇 𝓁𝒶 𝓅𝓊𝑒𝓇𝓉𝒶
𝒮𝑜𝓁𝑜 𝒹𝒶𝓉𝑒 𝓁𝒶 𝓋𝓊𝑒𝓁𝓉𝒶 𝒶𝒽𝑜𝓇𝒶 𝒫
𝑜𝓇𝓆𝓊𝑒 𝓎𝒶 𝓃𝑜 𝑒𝓇𝑒𝓈 𝒷𝒾𝑒𝓃𝓋𝑒𝓃𝒾𝒹𝑜
¿𝒩𝑜 𝒻𝓊𝒾𝓈𝓉𝑒 𝓉ú 𝓆𝓊𝒾𝑒𝓃 𝒾𝓃𝓉𝑒𝓃𝓉ó 𝓁𝒶𝓈𝓉𝒾𝓂𝒶𝓇𝓂𝑒 𝒸𝑜𝓃 𝓊𝓃 𝒶𝒹𝒾ó𝓈?
¿𝒞𝓇𝑒𝑒𝓈 𝓆𝓊𝑒 𝓂𝑒 𝒹𝑒𝓈𝓂𝑜𝓇𝑜𝓃𝒶𝓇í𝒶?
¿𝒞𝓇𝑒í𝒶𝓈 𝓆𝓊𝑒 𝓂𝑒 𝒶𝒸𝑜𝓈𝓉𝒶𝓇í𝒶 𝓎 𝓂𝑜𝓇𝒾𝓇í𝒶?
𝒪𝒽 𝓃𝑜, 𝓎𝑜 𝓃𝑜, 𝓈𝑜𝒷𝓇𝑒𝓋𝒾𝓋𝒾𝓇é
𝒪𝒽, 𝓂𝒾𝑒𝓃𝓉𝓇𝒶𝓈 𝓈𝑒𝓅𝒶 𝒶𝓂𝒶𝓇, 𝓈é 𝓆𝓊𝑒 𝓈𝑒𝑔𝓊𝒾𝓇é 𝓋𝒾𝓋𝑜
𝒯𝑒𝓃𝑔𝑜 𝓉𝑜𝒹𝒶 𝓂𝒾 𝓋𝒾𝒹𝒶 𝓅𝒶𝓇𝒶 𝓋𝒾𝓋𝒾𝓇
𝒴 𝓉𝑒𝓃𝑔𝑜 𝓉𝑜𝒹𝑜 𝓂𝒾 𝒶𝓂𝑜𝓇 𝓅𝒶𝓇𝒶 𝒹𝒶𝓇 𝓎 𝓈𝑜𝒷𝓇𝑒𝓋𝒾𝓋𝒾𝓇é
𝒮𝑜𝒷𝓇𝑒𝓋𝒾𝓋𝒾𝓇é,
𝒽𝑒𝓎, 𝒽𝑒𝓎 𝑀𝑒 𝓉𝑜𝓂ó 𝓉𝑜𝒹𝒶 𝓁𝒶 𝒻𝓊𝑒𝓇𝓏𝒶 𝓆𝓊𝑒 𝓉𝑒𝓃í𝒶 𝓅𝒶𝓇𝒶 𝓃𝑜 𝒹𝑒𝓈𝓂𝑜𝓇𝑜𝓃𝒶𝓇𝓂𝑒
𝒮𝑒𝑔𝓊í 𝑒𝓈𝒻𝑜𝓇𝓏á𝓃𝒹𝑜𝓂𝑒 𝓅𝑜𝓇 𝓇𝑒𝓅𝒶𝓇𝒶𝓇 𝓁𝑜𝓈 𝓅𝑒𝒹𝒶𝓏𝑜𝓈 𝒹𝑒 𝓂𝒾 𝒸𝑜𝓇𝒶𝓏ó𝓃 𝓇𝑜𝓉𝑜
𝒴 𝓅𝒶𝓈é 𝓉𝒶𝓃𝓉𝒶𝓈 𝓃𝑜𝒸𝒽𝑒𝓈 𝓈𝒾𝓃𝓉𝒾𝑒𝓃𝒹𝑜 𝓁á𝓈𝓉𝒾𝓂𝒶 𝓅𝑜𝓇 𝓂í 𝓂𝒾𝓈𝓂𝑜
𝓎𝑜 𝓈𝑜𝓁í𝒶 𝓁𝓁𝑜𝓇𝒶𝓇
𝒫𝑒𝓇𝑜 𝒶𝒽𝑜𝓇𝒶 𝓂𝒶𝓃𝓉𝑒𝓃𝑔𝑜 𝓂𝒾 𝒸𝒶𝒷𝑒𝓏𝒶 𝑒𝓃 𝒶𝓁𝓉𝑜 𝓎 𝓂𝑒 𝓋𝑒𝓈
𝒜𝓁𝑔𝓊𝒾𝑒𝓃 𝓃𝓊𝑒𝓋𝑜….
Cántalo.
Créelo.
Porque hoy estamos aquí.
Porque volveremos a sonreír.
Porque volveremos a soñar y porque nos volveremos a encontrar.

El cambio. 

Como le decía a una amiga hace poco: ‘Hoy me desperté con un sentimiento super bonito. Me desperté sintiendo que todo es para mejor. Que aun cuando la transición al cambio es dolorosa todo es para mejor. Que los niños de hoy y los que están por nacer vivirán en un mundo mejor’.
Hoy no puedo decir con seguridad que soy inmune al virus, pero hoy sí puedo decir que decidí ser inmune a la desesperanza.
Decido vivir con esperanza hoy y cada día que la vida tiene para mí.
Desde lo mejor de mi,
♡ Lichy.

FROM THE SOUL

Lizeth Palomino View All →

Myself to yourself!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: